Jueves, 21 de Junio de 2012 13:51

Inflamación y Latigazo Cervical

Estudio realizado por el Dr. Nicolás Rubio García, de la Clinica Los Ángeles Nocturnos, en Jerez de la Frontera.

La inflamación es un proceso tisular constituido por una serie de fenómenos moleculares, celulares, inmnológicos y vasculares de finalidad defensiva frente a agresiones físicas, químicas o biológicas.
Es la respuesta del organismo al daño causado a sus células y tejidos vascularizados por patógenos bacteriológicos por cualquier otro agresor de naturaleza biológica, química, física o de tipo mecánico. La inflamación es normalmente una respuesta reparadora. Representa una reacción imprevista ante una agresión, en la que puede desencadenarse y ponerse en marcha una serie de secuencias tanto a nivel inmunológico como a nivel intracelular y generar patología. La inflamación puede derivar hacia soluciones no deseadas, como ser la infiltración tisular por agregados, en caso de que la lesión se generara a nivel articular, de una masa de fibroblastos sinoviales hiperproliferativos, con biosíntesis incontrolado de colágeno a nivel de la matriz extra celular  y aparición de una fibrosis con sus correspondientes complicaciones futuras. Como sucede en un numero muy importante de pacientes que fueron intervenidos quirúrgicamente de una hernia discal.  La cirugía no fue capaz de prever que esta sería una técnica aséptica. Así el organismo ante una emergencia, reacciona como si se tratara de una infección y pone en escena los mecanismos citados anteriormente. O puede cesar el proceso, pues la inflamación es ante todo una respuesta por parte de los sistemas antes citado, a favor de la supervivencia.

Es el sistema inmunitario el que lleva a cabo y modula los procesos fisiológicos que en último término dan lugar a la inflamación. A través de sus receptores, a través de sus células efectoras y a través de las sustancias que sintetizan y liberan, el sistema inmune organiza todas las respuestas fisiológicas encargadas de dar lugar a este complejo mecanismo de defensa que es la inflamación. También es el encargado de acabar con el proceso y dejar el organismo en equilibrio homeostático. Para llevar a cabo esta función el sistema inmune está en contacto, vía receptores de membrana, tanto con los posibles patógenos, como, sustancia químicas, traumatismos, etc...

Los aspectos básicos que se destacan en el proceso inflamatorio son en primer lugar la localización de la respuesta, que tiende a circunscribir la zona de lucha contra el agente agresor. En segundo lugar la respuesta inflamatoria es inmediata e inespecífica, aunque puede favorecer el desarrollo posterior de una respuesta especifica. Finalmente y en tercer lugar el foco inflamatorio atrae a las células inmunes que se encuentran en el torrente circulatorio y en los ganglios linfáticos timo dependientes. Como afirma el Prof. Bordés González de la Universidad de Granada.

En términos generales, la enfermedad inflamatoria surge cuando el organismo no es capaz de eliminar el agente nocivo o bien por la existencia de errores en la regulación del sistema, lo  que perpetua la estimulación de determinados circuitos, que de esta forma se vuelven incontrolados... En la enfermedad inflamatoria crónica, las células están contiguamente activadas, lo que es una situación que se caracteriza inicialmente por una modificación de la densidad de determinados receptores de membrana que transmiten señales bidireccionales. Y también en que a continuación aparece el remodelado tisular, que es el cambio en el metabolismo de la matriz, lo que es inherente a la propia reacción inflamatoria. Hay que tener en cuenta que la citada matriz extracelular, se encuentra en constante transformación, intentando mejorar la distribución de sus componentes, receptiva a los estímulos que recibe. En condiciones normales, la síntesis y la degradación de partículas, coexiste de forma equilibrada. Por eso las patologías que afectan a las articulaciones, todas ellas se caracterizan por la presencia de cambios estructurales degenerativos, regenerativos, y de reparación en todos los tejidos que forman parte de las articulaciones,  entre las que incluimos el cartílago, el hueso subcondral, el tejido sinovial, la capsula articular y los tejidos blandos periarticulares.

La noxa inflamatoria produce una destrucción de intensidad variable de la matrix extracelular, y que está vehiculada por la liberación de radicales libres tras la acción de factores físicos, como es el caso de la flexión-extensión que se genera tras el latigazo cervical. Parafraseando a un gran observador de la biología, en la secuencia de acontecimientos que aparecen tras el latigazo cervical, el llamado fuego amigo, y más que la agresión, lo verdaderamente importante es el desenlace y la enfermedad que se genera. Existe en la actualidad un amplio consenso, en que la aparición de osteoartrosis tras un latigazo cervical, es el resultado de la incapacidad de controlar la respuesta inflamatoria.

Sí lo desea puede descargar el artículo completo sobre la inflamación y latigazo cervical, a continuación: Documento Pdf - Inflamación y Latigazo Cervical